Volcan Lonquimay

  • Escrito por: Camping Paraíso
  • 11-01-2019

Volcan Lonquimay

El volcán Lonquimay corresponde a un pequeño estratovolcán simétrico -con un cráter elíptico de 700 metros de diámetro en su eje mayor- formado principalmente durante los últimos 80 mil años. Está compuesto por un estratocono principal y por una cadena de centros adventicios más pequeños presentes hacia el noreste a lo largo de una fisura de 8 km de longitud y orientación similar denominada ‘Cordón Fisural Oriental’. A lo largo de su evolución el volcán ha producido flujos de lava, flujos piroclásticos, flujos laháricos y caída piroclástica, esencialmente de composición andesítica, aunque composiciones andesítico-basálticas y dacíticas también han estado presentes. Las coladas de lava alcanzan incluso el río Cautín, distante a más de 18 km del volcán; se han reconocido depósitos de flujo piroclástico de hasta 10 km de alcance, emitidos hace no más de 2.000 años; los depósitos laháricos se concentran en torno al río Colorado hasta una distancia de 8 km y los depósitos de caída se localizan hacia el este y sureste principalmente. El Cordón Fisural Oriental consta de una docena de cráteres, fisuras de no más de 1 km de largo, conos piroclásticos y domos. Las lavas varían composicionalmente de andesitas-basálticas a dacitas, aunque las últimas erupciones han evacuado esencialmente andesitas.
 
Registro eruptivo

En tiempos históricos sólo se ha documentado actividad desde el Cordón Fisural Oriental, desde donde se han emitido flujos de lava de hasta 10 km de longitud, especialmente durante las erupciones de 1887-90 y 1988-90. La erupción de 1988-90 ocasionó la formación del cono de piroclastos Navidad, ubicado en el pie este-noreste del cono principal, el cual emitió una colada andesítica que descendió por el valle del río Lolco.
En los últimos 10.000 años se han identificado al menos 19 erupciones. En tiempos históricos se han documentado erupciones en los años 1853, 1887-90, 1933, 1940 y 1988-90, todas generadas en el Cordón Fisural Oriental y donde predominan aquellas de tipo estromboliana o vulcaniana.

 
Peligros y riesgos asociados

Los principales peligros corresponden a coladas de lava iguales o mayores a los 10 km de longitud, flujos laháricos o crecidas fluviales de moderadas dimensiones, caída de piroclastos y, en especial, la emisión de productos con alto contenido de flúor. Durante la erupción de 1988-90 tuvo efectos catastróficos para los seres humanos, animales y vegetación. Se alteró el curso hídrico y la composición del agua de los ríos Cautín y Naranjo; se generó una intoxicación letal en el ganado de la zona. Los menores de edad fueron evacuados a Temuco durante el invierno de 1989 y la población adulta experimentó conjuntivitis irritativas, afecciones en las vías respiratorias, problemas digestivos y alteraciones en el sistema nervioso, aunque sin víctimas fatales.

Fuente: http://www.sernageomin.cl

Comentar

Tu correo es requerido pero no será publicado *

Translate »